MENTALIDAD POSITIVA – DOMINA TU MENTE PARA DOMINAR TU VIDA

M

¿Cuál es tu forma de ver la vida? ¿Crees tener una mentalidad positiva? ¿Usualmente tienes una perspectiva optimista o eres de los que ve todo (o casi todo) negativamente?

Si perteneces al grupo de los optimistas, que siempre andan por la vida con una actitud positiva, este artículo puede ayudarte a mantener esa mentalidad. Pero si (por el contrario) tu balanza se inclina más hacia un enfoque de derrota, lo que leerás a continuación será muy beneficioso para ti.

LA MENTALIDAD POSITIVA

Empecemos por definir qué es realmente pensar de forma positiva.

No significa que, si esta es tu manera de ver las cosas, vivirás feliz 24 horas cada día, 7 días a la semana. Y mucho menos quiere decir que quienes tienen esta mentalidad, ignoren olímpicamente sus problemas para evitar que ellos afecten su buen humor.

Pensar positivamente significa que debes enfocarte en el lado bueno de las cosas y si no lo encuentras, tratar de abordar esa situación de una manera práctica, confiando siempre en tu capacidad de superar cualquier desafío y sabiendo que al final todo será para mejor.

¿POR QUÉ TODOS NECESITAMOS TENER UNA MENTALIDAD POSITIVA?

Incontables estudios científicos han demostrado que existen muchos beneficios (tanto físicos como psicológicos), si mantenemos una mentalidad positiva.

Pensar de esta forma mejora nuestro estado de ánimo, ayudándonos a prevenir las enfermedades relacionadas con el estrés, que van desde problemas cardiovasculares y depresión, hasta resfriado común.

Además de mantenernos saludables y con buen ánimo, la mentalidad positiva nos ayuda a aumentar nuestra autoestima y confianza, librándonos de muchísimas limitaciones que la mayoría de las veces son producto de nuestra mente, ayudándonos también a abrirnos ante nuevas posibilidades, oportunidades y retos.

¿CÓMO DESARROLLAR UNA MENTALIDAD POSITIVA?

Para lograr conseguirla, básicamente debes aprender a cambiar tus pensamientos negativos, por positivos. Y seguramente te dirás: “Sí claro, esto es más fácil decirlo, que hacerlo”.

Eso sucede porque vivimos llenos de “normas” impuestas por la sociedad, que se nos inculcan desde pequeños y que nos predisponen a pensar negativamente la mayoría de las veces.

“Esto no se puede”, “Eso no está bien visto”, “Aquello es imposible” o “Debe estar loco si lo intenta”. ¿Te identificas pensando alguna de estas frases u otras similares?

Desde mi experiencia puedo decirte que es posible cambiar ese tipo de pensamientos, ya que la mayoría de las veces ellos se forman de forma inconsciente en nuestra mente ante situaciones que consideramos “difíciles”, o por lo menos “diferentes”.

Por si no lo sabías, la mente humana tiene el poder de enfocarse solamente en un pensamiento a la vez. Y si la mantenemos ocupada con pensamientos positivos, no habrá cabida alguna para los negativos.

Esto requiere de práctica, ya que la mayoría de las veces los pensamientos negativos surgen de manera inmediata e inconsciente. Para estos casos, debemos preparar de antemano nuestros mantras o afirmaciones positivas y utilizarlos para atacar la negatividad en cuanto nos percatemos que se está apoderando de nuestra mente.

Incluso cuando pensamos o decimos cosas negativas de forma consciente, podemos utilizar esta técnica. Aunque tu pensamiento consciente te diga que no puedes lograr hacer algo, repítete a ti mismo que sí puedes, e inténtalo.

NO TE RINDAS ANTES DE INICIAR LAS BATALLAS

Con el tiempo y la práctica, la mentalidad positiva se convertirá en hábito y podrás ver el cambio. No solo tendrás una actitud positiva frente a la vida, sino que prácticamente todos los aspectos de la tuya mejorarán increíblemente.

Las afirmaciones positivas son oraciones que pueden repetirse una y otra vez, y que nos ayudan a deshacernos de los pensamientos negativos y alentar una buena actitud ante la vida.

Las citas y frases inspiradoras, también son una herramienta muy útil cuando se trata de inducirnos a pensar positivamente.

9 HÁBITOS QUE CULTIVAN UNA MENTALIDAD POSITIVA

Existen buenos hábitos que nos pueden ayudar a mantener una mentalidad positiva y aquí te muestro algunos que personalmente me han funcionado:

1.   REFLEXIONA

Al final de cada día, toma un momento para reflexionar sobre los pensamientos y acciones que tuviste a lo largo de él. Evalúa si fueron positivos o no y, si no lo fueron, piensa qué podrías hacer para cambiar esa respuesta de ahora en adelante.

2.   IDENTIFICA LAS ÁREAS QUE DEBES MEJORAR

Como mencionamos, la reflexión diaria ayudará a que identifiques cuáles son las áreas en las que debes trabajar en tu proceso para cultivar una mentalidad positiva. Todos tenemos cosas que podemos mejorar y el autoconocimiento es muy importante en nuestro crecimiento.

Sea que hablemos de hábitos, relaciones personales o proyectos de trabajo, siempre hay que intentar verlos desde un punto de vista positivo. En lugar de decir “Tengo un mal hábito” o “Tengo una mala relación”, digamos “Tengo un hábito que puedo mejorar y estoy buscando la forma de lograrlo”.

Es imprescindible trabajar en nosotros mismos para conseguir el futuro que realmente deseamos.

3.   CONFÍA EN TÍ MISMO

Solo nos sentimos confiados cuando sabemos que somos capaces de hacer algo bien. Pero para hacer algo bien, necesitamos intentarlo una y otra vez, hasta lograr perfeccionarlo.

Si nunca intentas algo nuevo o solo lo haces una vez, no sabrás con certeza si eres bueno o no en eso. La mayoría de las habilidades requieren de tiempo y de práctica para desarrollarse.

Entre más practiques algo, te sentirás más seguro al respecto. Esa seguridad te dará la confianza de continuar intentando cosas nuevas en el futuro.

Está comprobado que los pensamientos positivos son claves para desarrollar una mentalidad positiva. Sin embargo, no servirán de nada si no están respaldados por ese sentimiento de seguridad que solo se forma a través de los pequeños triunfos que logres a lo largo del camino.

4.   QUIÉRETE

Debes tratarte con el mismo cariño y tacto con el que tratas a los que más quieres. Por favor no te denigres y tampoco permitas que otros lo hagan. Trabaja para cambiar lo que no te gusta de ti….Pero mientras tanto, no te castigues por ello.

Busca la forma de motivarte si sientes que lo necesitas. Y cuando te lleguen esos pensamientos negativos respecto a ti mismo, mejor enfócate en todas tus virtudes.

5.   CUIDA TU SALUD

Hacer ejercicio físico es parte de querernos. Lo leemos y escuchamos por todos lados, pero la mayoría de nosotros no lo tiene de costumbre.

Reconozco que a algunos puede darnos algo de pereza, pero está comprobado que dedicar solo 30 minutos diarios a ejercitarnos, nos brinda muchísimos beneficios.  Por lo tanto, no es algo que debamos ignorar.

Uno de los tantos regalos que obtendremos al hacer ejercicios, es que realmente mejora nuestro estado de ánimo y nos ayuda a relajarnos. ¿Alguna vez probaste salir a caminar o fuiste al gimnasio (aunque fuera media hora)? Y si lo hiciste ¿luego no te sentiste lleno de energía y buen humor?

El mismo efecto tiene alimentarnos sanamente. Y mucho ojo: no dije “dieta” ni “morirte de hambre”, porque eso tiene un efecto totalmente contrario. Pero la realidad es que si consumimos todas las vitaminas, proteínas y minerales que nuestro cuerpo necesita (en las cantidades adecuadas), nuestro estado de ánimo mejorará muchísimo y además aumentaremos nuestra energía.

6.   RÍE MÁS

¡Reír es terapéutico! E incluso existe actualmente la “terapia de la risa”. Si intentas aplicar el buen humor en tus situaciones cotidianas, ¡vivirías más tranquilo y feliz! Es muy importante aprender a reírnos de nosotros mismos de vez en cuando, y a no tomar todo tan en serio.

7.   PROGRAMA UN TIEMPO DIARIO PARA TI

No te estoy diciendo que lleves una agenda para eso, o que solo podrás divertirte o tomar tiempo para ti a una hora específica.

De lo que se trata es de asegurarte que, al menos una vez al día, harás algo que consideres divertido.

Estamos acostumbrados a sacar tiempo de donde no tenemos para todo y para todos y, sin embargo, no lo sacamos para nosotros mismos. Siempre anteponemos el trabajo, la familia, los compromisos sociales, nuestras mascotas (y sigue un largo etcétera) y muchísimas veces nos olvidamos de nosotros mismos.

Es necesario que entendamos de una vez por todas, que cada quien es responsable de su felicidad y que la misma debe tener prioridad sobre el resto de las personas o cosas.

Si no somos felices nunca haremos feliz a nadie más, e incluso tampoco podremos cumplir a cabalidad con nuestras responsabilidades.

Cualquier cosa que hagas y que te brinde felicidad, funcionará. Desde tomar una rica taza de café en las mañanas, hasta leer unas páginas de un buen libro antes de dormir. Todo es válido. La idea es pasar más tiempo haciendo las cosas que te hacen sentir bien, y que además (esto es muy importante) esas cosas sean beneficiosas para tu desarrollo personal.

Si disfrutas de la mayoría de lo que haces durante el día y luego descansas adecuadamente, es seguro que notarás cómo tus niveles de estrés disminuirán de forma considerable.

La vida es una carrera de resistencia, no de rapidez Y si bien es cierto que no sabemos qué tiempo tendremos aquí, también es una realidad que, si siempre andamos corriendo de un lado para el otro, nos vamos a perder todo lo bueno.

8.   LEE MÁS

La lectura es indispensable en nuestro crecimiento y superación personal y si aún no has creado el hábito, nunca es tarde para empezar.

Puedes iniciar con temas que te interesen o llamen tu atención. Casi todas las películas más aclamadas están basadas en buenos libros, así que podrías intentar leer los que más te gusten. Si piensas que todavía no tienes el tiempo o la disciplina necesarios para leer un libro completo, podrías empezar con artículos en internet.

Leer te expondrá a nuevas ideas, culturas, puntos de vista e incluso a mundos diferentes. No solo es algo que te entretiene, sino que te enseña y mientras lees. tu cerebro se ejercita.

El hábito de la lectura también te ayudará a ampliar tu vocabulario considerablemente. Y si, por ejemplo, estás aprendiendo un nuevo idioma, leer será muy beneficioso para tu avance.

9.   RODÉATE DE PERSONAS BUENAS Y QUE APORTEN ALGO POSITIVO A TU VIDA

Asegúrate de que quienes están tu lado, merezcan estar allí. Como dijimos, debemos querernos y por lo tanto cuidarnos, y eso también incluye protegernos de aquellos que nos hacen daño, aunque no lo hagan “con intención”.

La gente tóxica está por todas partes y puede ser algún familiar, tu pareja, un amigo e incluso tu jefe o algún compañero de trabajo. Este tipo de personas afecta nuestro estado de ánimo e incluso nuestra autoestima (especialmente si son muy cercanos), ya que su opinión realmente nos importa.

Si es tu caso y tienes a una persona tóxica cercana a ti, lo mejor que puedes hacer es tomar distancia y a la vez, rodearte de gente positiva y con metas similares a las tuyas.

Al inicio de este artículo mencionamos que mantener una mentalidad positiva no significa que estaremos felices todo el tiempo, ya que la vida viene con una gran cantidad de emociones y, aunque sepamos manejarlas adecuadamente, debemos permitirnos sentirlas y también expresarlas.

Pero una mentalidad positiva, nos ayudará a mantener un estado físico y mental saludable porque nos motivará a hacer los cambios que personalmente necesitemos para vivir una vida más feliz y gratificante.

Entonces cultivemos esos hábitos que son beneficiosos para nuestro desarrollo, sin permitir que nada ni nadie se interponga en el camino para lograr la vida que soñamos.

mentalidad positiva

2 comentarios

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

  • Sencillamente excelente!!
    Gracias por compartir esté artículo.
    Es información que a lo mejor sabemos pero lo vamos olvidando.
    Felicitaciones.

    • Que alegría saber que te gustó. Tal y como lo mencionas, es info que muchas veces sabemos, pero que todos (incluyéndome) necesitamos refescar cada cierto tiempo. Un abrazo y gracias por pasarte por acá!

Entradas recientes