LAS PERSONAS TÓXICAS – CÓMO EVITAR QUE TE AFECTEN

L

Es muy probable que todos hayamos tenido (o tengamos) al menos una persona tóxica en nuestras vidas. Esa que nos logra poner contra la espada y la pared en un sinfín de intentos por complacerle, solo para que nunca lleguemos a ser lo suficientemente buenos ante sus ojos.

Y es que (para mi sorpresa), he descubierto que las personas difíciles no sólo se sienten atraídas por aquellos que parecen débiles y manipulables, sino también por las personas razonables. Básicamente, pocos se salvan.

Su daño principal radica en la sutileza con la que actúan y en la forma en la que pueden generar ese auto-cuestionamiento del que tanto debemos huir: “No son ellos, soy yo”.

Pueden hacerte cuestionar tus actos con sus “reacciones excesivas”, su “exagerada sensibilidad” y su “tendencia a malinterpretar”.  Así que, si eres de los que “hiere” constantemente a la misma persona, o eres alguien al que permanentemente le toca ajustar su comportamiento para evitar lastimar a un mismo individuo cuando con el resto del mundo la llevas en paz, entonces es probable que no seas tú, sino él o ella.

¿QUÉ ES UNA PERSONA TÓXICA?

Ser capaz de detectar su comportamiento dañino es el primer paso para contrarrestar su mordida, ya que aunque es posible que no puedas llegar a cambiar su comportamiento, puedes cambiar tu interacción, tu respuesta y cualquier idea de que alguien que quiera intoxicar tu vida, se saldrá con la suya.

Las personas tóxicas son aquellas que drenan tu energía (son agotadoras), no brindan ningún tipo de apoyo y casi siempre son muy difíciles de tratar para los que forman su círculo inmediato (generalmente es con ellos con quienes muestran su verdadero color).

Mientras que algunas personas tóxicas no son conscientes del impacto negativo que tienen sobre quienes los rodean, otros parecen sentirse satisfechos al crear el caos y quebrar a los demás.  Pero de cualquier forma, ellos crean una complejidad innecesaria, conflictos y lo peor de todo, estrés… mucho estrés en nuestras vidas.

UN SENTIMIENTO FAMILIAR

A veces el amor tiende a mantenernos atados a las personas que más nos hieren.

Aunque la gente tóxica viniese con un letrero de advertencia estampado en la frente, cuando se trata de alguien de nuestra familia, lamentablemente se hace 10 veces más difícil tomar distancia.

EL PRINCIPAL PROBLEMA: LA CULPA

El conflicto de tener a una persona tóxica en nuestra familia, es que crecemos creyendo que la forma en que hacen las cosas, es la correcta. Confiamos en ellos, los escuchamos y no podemos evitar dejarnos influenciar por lo que dicen.

Luego crecemos y el entorno cambia, pero nuestras creencias no siempre logran llevar el paso. Dejamos de depender de nuestra familia para sobrevivir, pero nos aferramos a la creencia de que tenemos que mantenernos conectados y ser leales, aunque estar con ellos nos duela.

La obligación de amar y permanecer leal a un miembro de la familia puede ser inmensa, pero lo primero que debemos entender es que el amor y la lealtad son dos cosas separadas y no siempre deben ir de la mano.

La lealtad puede ser un término confuso y cargado, y es a menudo la razón por la que las personas permanecen atrapadas en relaciones tóxicas. Lo que necesitas saber es esto: cuando para serle “leal” a alguien debes poner a esa persona antes que a ti y tu bienestar, no es lealtad, es sumisión.

Aunque eres tú quien decide las condiciones necesarias para que alguien permanezca cercano a ti, dependerá de estas personas si deciden o no respetar esas condiciones.

Y si ellos deciden ignorar tus condiciones, es porque no te valoran lo suficiente como para hacer el esfuerzo y son ellos quienes estarían tomando entonces la decisión de alejarse de ti.

LAS PERSONAS TÓXICAS: CÓMO RECONOCERLAS

Aquí hay algunos rasgos que pueden ayudarte a reconocer a una persona tóxica cuando tratas con ella:

SON MANIPULADORAS

Su principal objetivo es hacer que las personas hagan lo que ellos quieren. Todo se trata siempre de ellos y usarán a otras personas para lograr cualquiera que sea su objetivo. Nunca te tratarán con igualdad en una relación.

CRITICAN

Critican,,,,, y critican mucho. Criticarán todo lo que has hecho y lo que no. Si es necesario, se inventarán cosas o mentirán para tener algo que señalarte.

NO TOMAN RESPONSABILIDAD

Si intentas señalarlos por algo, es probable que se defiendan hasta el cansancio y prácticamente nunca se responsabilizarán por las cosas que hacen o dicen.

NO SE DISCULPAN

No ven ninguna razón para hacerlo, porque siempre habrá alguien más a quien culpar por lo que haya sucedido. En la mayoría de los casos intentan obtener simpatía y atención, haciéndose pasar por víctimas. Si les reclamas algo, probablemente te digan que tú has causado esa reacción por haber hecho o dicho algo antes.

SON INCONSISTENTES

Es difícil saber con quién estás en un momento dado porque a menudo tienen más de una personalidad. Pueden cambiar su perspectiva, actitud y comportamiento para lograr lo que necesitan o lo que quieren que suceda.

BUSCAN CONTROLARTE

Las personas tóxicas muchas veces hacen que los elijas sobre alguien más, o que elijas algo que ellos quieren sobre algo que tú quieres. A menudo, esto se trata de una estrategia de “divide y vencerás” hasta el punto de exigir que acabes otras relaciones significativas en tu vida (familia, amigos, relaciones de trabajo, etc.) y así logran alejarte de tu circulo de apoyo.

CÓMO TRATAR CON PERSONAS TÓXICAS

Para hacerlo de manera efectiva, necesitas un enfoque que te permita identificar y manejar de forma eficaz las situaciones. Es importante que recuerdes que tienes el control de muchas más cosas de las que crees.

ESTABLECE LÍMITES

Esta es el área donde la mayoría de las personas tiende a estancarse. Sienten que, porque trabajan o viven con alguien, no tienen forma de controlar el caos y eso no podría estar más lejos de la realidad.

Usualmente, las personas tóxicas son también muy negativas. Viven inmersos en sus problemas y no se concentran en buscar soluciones. Buscan también que las personas a su alrededor se unan a su fiesta de compasión, para así poder sentirse mejor con ellos mismos.

Es normal que a veces nos sintamos obligados a escuchar los problemas de alguien más, ya sea porque es alguien que nos importa o simplemente por no parecer insensibles o groseros.  Pero existe una línea muy fina entre prestar un oído comprensivo y ser absorbidos por una espiral emocional negativa.

Para evitar lo segundo, es necesario establecer límites y distanciarse cuando sea necesario. Una excelente manera de re-direccionar una conversación negativa, es preguntar a la persona: ¿Cómo pretende solucionar el problema? Probablemente esto ayude a que la conversación tome un tono más positivo, pero de no ser así, debemos ser nosotros los que decidamos cuándo ha sido suficiente.

EVITA CONFLICTOS

Es muy importante que sepas lo importante que es no vivir en una lucha permanente cuando tu enemigo es un individuo tóxico, pues este tipo de conflictos pueden drenar seriamente tu energía.  Debes aprender a elegir tus batallas sabiamente y defender tu posición solamente cuando sea el momento adecuado.

NO CAIGAS EN SU JUEGO

Las personas tóxicas pueden llegar a volverte loco, debido a que su comportamiento es sumamente irracional.  Pero lo que debes cuestionarte es que si reconoces que estás lidiando con una persona tóxica y que su comportamiento va en contra de la razón: ¿Por qué te permites responder emocionalmente y ser absorbido por sus problemas?

Cuanto más irracional sea alguien, más fácil debería ser para ti alejarte y evitar sus trampas. Deja de intentar vencerlos en su propio juego. Aléjate emocionalmente y cuida tus interacciones con ellos, así como la energía que gastas en cada una.

SÉ CONSCIENTE DE TUS EMOCIONES

Cuando tu sentido de placer, paz y satisfacción deriva de las opiniones de otros, ya no eres el dueño de tu propia felicidad. Cuando una persona emocionalmente inteligente se siente bien con algo que ha hecho, no permite que las opiniones o los comentarios sarcásticos de alguien más se lo quite.

Pero no puedes evitar que alguien presione tus botones si no reconoces cuándo está sucediendo, ya que a veces habrá situaciones en las que necesitarás reagruparte y elegir la mejor manera de avanzar. Esto está bien y no debes tener miedo de tomarte algo de tiempo para hacerlo.

Para poner un ejemplo: Cuando un compañero de trabajo se pasa el día quejándose o haciendo comentarios negativos, a veces es mejor sonreír o asentir, ya que de esta forma cortas la interacción y no alimentas la conversación negativa.

NO TE ENFOQUES EN LOS PROBLEMAS

Cuando te concentras en los problemas a los que te enfrentas, creas y prolongas las emociones negativas y el estrés. En cambio, si sólo te enfocas en acciones para mejorarte a ti mismo y a tus circunstancias, creas un sentido de eficacia personal que produce emociones positivas y reduce el estrés.

Deja de pensar en lo preocupante que es esa persona y concéntrate en cómo vas a manejarla. Esto te ayuda a ponerte en control y reducirá la cantidad de estrés que experimentas cuando interactúas con ella.

PERDONA, PERO NO OLVIDES

Las personas emocionalmente inteligentes son rápidas para perdonar, pero eso no significa que deban olvidar. El perdón requiere dejar ir lo que sucedió para poder continuar, pero no quiere decir que debas darle otra oportunidad a quien te ha hecho daño.  

CONTROLA TU DIÁLOGO INTERNO

A veces puedes absorber la negatividad de otras personas. Es normal sentirse mal por la forma en que alguien te está tratando, pero la manera en que decidas internalizarlo puede o intensificar la negatividad, o bien ayudarte a superarlo. El diálogo interno negativo es innecesario y contraproducente, por lo que debes evitar a toda costa hablar contigo mismo de ese modo.

PIDE AYUDA

Muchos tendemos a querer hacer todo solos, pero para tratar con personas tóxicas debemos reconocer nuestras debilidades, lo que significa mantener un sistema de apoyo que nos brinde una perspectiva diferente. Todos tenemos alguien que siempre está listo para apoyarnos y ayudarnos en una situación difícil.  Entonces identifica a esas personas en tu vida y haz un esfuerzo para pedir ayudar cuando lo necesites.

Algo tan simple como explicar a otro la situación, podría brindarte una nueva visión de las cosas.  La mayoría de las veces otro puede ver una solución que nosotros no, por el simple hecho de no estar involucrado emocionalmente.

DESINTOXICA TU CÍRCULO

Con algunas personas tóxicas (en el caso de amigos y/o compañeros de trabajo) es posible tomar una decisión interna de crear algo de espacio, sin tener una conversación con ellos (recuerda que, si no es alguien cercano, no les debes ninguna explicación). Puedes alejarlo lentamente de tu vida hasta el grado que creas necesario y en el cual ya no te sientas afectado por su toxicidad.

Esto puede parecer obvio, pero debe ser mencionado pues muchas veces pensamos que el distanciamiento debe ser evidente y verbal, cuando en realidad la mayor parte del trabajo está de nuestro lado.

DESINTOXICA TUS REDES SOCIALES

La tecnología hace que el distanciamiento sea más difícil, así que no dejes ninguna ventana abierta. Si ya has establecido límites para ciertas personas, debes mantenerlos.  Esto incluye evitar que te contacten a través de las redes sociales ( justo hace algunas semanas, dejé de seguir a todas las cuentas de terceros en mi Instagram ).⠀

Sí, sé lo que están pensando:  que parte de mi negocio se maneja en las Redes Sociales y que este es un movimiento radical y completamente opuesto a varias de las principales estrategias de insta-crecimiento.  Sin embargo, aquellos que ya tienen tiempito en mi comunidad, saben que suelo actuar de una forma poco tradicional y que generalmente digo y hago cosas opuestas a lo que recomiendan los “gurús”.⠀

Esto no lo hice porque me crea Oprah ni mucho menos, sino porque:⠀⠀⠀⠀

  1. Me ayuda a dedicarme a crear contenido, en vez de pasar la mayor parte de mi tiempo consumiendo el de otros.
  2. Me ayuda a evitar el FOMO y las comparaciones tóxicas.
  3. Me ayuda a disminuir las distracciones.
  4. Me obliga a ser más original y enfocar mi inspiración hacia otras actividades; como ver películas, series en Netflix, leer más libros, o ver un álbum de fotos viejas… y no a lo que hacen otras cuentas con temáticas similares a las mías.
  5. Pero lo más importante y la razón principal de mi decisión:

  6. Me ayuda a protegerme y a proteger a los que quiero.

Sé que dejar de seguir a todos es algo drástico y que no es necesario en la mayoría de los casos, pero si en ocasiones sientes que hay demasiado ruido en tus redes sociales, procura mantener tu cuenta limpia y trata de seguir únicamente a aquellas cuentas que verdaderamente aportan algo positivo a tu vida.

personas toxicas

2 comentarios

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Entradas recientes