FEMINISMO

F

En todo el mundo, una gran cantidad de personas estereotipa el término “típica mujer feminista”, relacionándolo con no depilarse las piernas, no usar maquillaje y andar siempre en pantalones. Esa gente asegura que quienes abogan por el feminismo odian a todos los hombres y, probablemente, la mayoría son lesbianas.

Estamos en pleno Siglo 21 y decirlo debería estar de más, pero ser feminista no tiene nada que ver con la ropa que usas o con tu preferencia sexual. Sin embargo, debido a esta idea que muchísima gente tiene grabada, cada vez menos mujeres quieren que las relacionen con el término “feminista”, aun cuando creen fielmente que hay que lograr un cambio en la sociedad sobre el tema. 

Otro gran problema, es que pensemos que para declararnos feministas y apoyar el movimiento, debemos conocer al pie de la letra toda la historia sobre la lucha de las mujeres, dejar de escuchar canciones que las denigren y no comprar marcas que hayan maltratado a sus modelos femeninas.

Porque, aunque esté muy bien que investiguemos cómo y cuándo se inició el feminismo y que no apoyemos a artistas o empresas que desprestigian a la mujer, no son esas cosas las que lograrán cambiar la mentalidad que aún existe.

Además, intentar obligar a otros a seguir ciertos estándares para que puedan formar parte del “club”, es la cosa menos feminista que podríamos hacer.

QUÉ ES EL FEMINISMO

Cuando hablamos de feminismo, nos referimos a la defensa de los derechos de la mujer a partir del principio de que debe existir igualdad política, económica y social entre los géneros. En otras palabras, es la lucha por lograr que tanto hombres como mujeres, gocen de los mismos derechos en la sociedad. 

La idea del movimiento feminista es brindar a todas las mujeres la oportunidad de elegir con libertad qué es lo que quieren hacer de su vida.

Hemos avanzado algo ya que hasta hace sólo unas décadas, las mujeres no tenían acceso a la educación y su única opción era quedarse en el hogar atendiendo la casa y los niños. Actualmente, una mujer puede elegir ser una empresaria además de ama de casa, en lugar de una sola cosa.  

Si bien es cierto que el feminismo busca empoderar a las mujeres, eso no significa que actualmente las mujeres no tengan ningún poder. Lo que se busca es hacerle ver a todo el mundo que sí lo tienen. 

POR QUÉ ES NECESARIO EL FEMINISMO

Algunos piensan que el feminismo está obsoleto, porque en la actualidad las mujeres tienen derecho al voto y estudian y trabajan, y para ellos esa lista de aspiraciones es más que suficiente.

Es verdad que se han logrado grandes avances, pero todavía queda muchísimo por hacer y los inconcebibles abusos hacia la mujer que aún existen, son un ejemplo de ello: 

·         Genocidio y maltrato:

En muchos países matan a bebés por haber nacido niñas, y muchas de las que no mueren al nacer, son desfiguradas más adelante por el sólo hecho de intentar recibir algún tipo de educación.

·         Abuso de menores:

En aproximadamente 120 países, todavía permiten que hombres de cualquier edad contraigan matrimonio y/o tengan relaciones sexuales con niñas (incluso muchas de ellas menores de 7 años). 

·         Mutilación física:

En 29 países aún se practica la mutilación genital femenina en bebés y niñas, para evitar que alguna vez lleguen a experimentar placer sexual.

·         Feminicidios:

Ha sido demostrado que la mayor parte de los feminicidios son causados por las parejas o esposos de las víctimas. Y como si eso fuera poco, las agresiones sexuales y el acoso hacia las mujeres en la calle, e incluso en su entorno laboral y/o familiar, son cosas del diario vivir. 

·         Encarcelamiento:

Estadísticas muestran que al menos la mitad de las mujeres encarceladas, están allí por hurto para poder costear los vicios (drogas, alcohol, etc.) de su pareja. No queremos decir que estén exentas de culpa, pero análisis de expertos sugieren que muchas veces son casos de mujeres sumisas, que probablemente fueron forzadas a cometer los delitos. 

·         Violaciones:

No es justo que una mujer no pueda viajar o salir en la noche sin compañía, que tengamos que enseñar a nuestras niñas a “prevenir” una violación, y a vestirse y comportarse siempre de manera “adecuada” para no “provocar” a los hombres.

De lo que realmente deberíamos preocuparnos, es que desde niños los hombres aprendan a respetar al sexo femenino y a no dejarse llevar por sus deseos o impulsos. 

·         Discriminación:

La sociedad ha normalizado el uso de términos tales como “marica” o “perra”, dándole a entender al sexo masculino que, al comportarse como “niña”, indica debilidad.

La sociedad no permite a los niños varones ser sensibles, llorar o jugar con muñecas o a la “cocinita”. Sin embargo, cuando crecen, esa misma sociedad se queja de que no comprenden a las mujeres, son malos padres y no ayudan en los quehaceres del hogar. 

·         Degradación:

Las mujeres ocupan menos del 20% de los altos puestos tanto en la política como en empresas y/o negocios. Y lo que es peor: cuando desempeñan el mismo cargo que un hombre (con exactamente las mismas funciones), muchas veces perciben un salario 25% menor.

·         Impuestos “femeninos”, como el Pink Tax:

Existe un impuesto denominado “pink tax” o “impuesto rosa” para los productos de higiene femenina. Entonces, ¿hay que pagar más por haber nacido mujer?

·         Discriminación por “buena presencia”:

Se obliga a la mujer a gastar tiempo y dinero (que tal vez no tenga o no quiera gastar), en productos para el cuidado del cabello, maquillaje y salas de belleza, para verse “presentable” en su lugar de trabajo.

No hacerlo podría resultar en un llamado de atención, o hasta ser una “causal de despido”. 

·         Mentalidad Retrógrada:

Y encima, aún existe gente que piensa que todos los anteriores son “problemas de las mujeres”, ¡y no de la humanidad!

MOVIMIENTOS FEMINISTAS

Al pensar en una manifestación o marcha feminista, quizá en la mente de muchos está la imagen de mujeres semidesnudas quemando sus sostenes, o vertiendo pintura sobre algún pobre hombre que se quedó dormido en el asiento del metro. 

Es cierto que algunas escenas similares se han dado; sin embargo, su contexto se ha perdido debido al sensacionalismo de algunos medios de comunicación, que intentan subir sus “ratings” a través del morbo.

Desde tiempos de la esclavitud, los movimientos feministas han dado pie a grandes logros para todas las mujeres del mundo. Pero como ya dijimos, aunque la gran mayoría de ellas puede votar, estudiar y trabajar, todavía existen muchas cosas por las que luchar. 

Por eso, muchos de los nuevos movimientos a través de las redes sociales a favor del feminismo, han ganado tanto impulso a nivel mundial. Y no sólo se están dando a conocer problemas que nos afectan a todos (hombres y mujeres), sino que se está logrando educar y concientizar a millones de personas.

RESISTENCIA AL MOVIMIENTO FEMINISTA

Debido a ese mal concepto que algunos tienen acerca del feminismo, todavía hay personas que se resisten a la idea. Cierta gente cree que las feministas sólo son mujeres enojadas con los hombres, que quisieran poder desaparecer al género masculino de la faz de la tierra. 

Otros (tanto hombres como mujeres) temen que los primeros pierdan su poder y autoridad en la política, en asuntos económicos, etc. Piensan que los hombres son mejores líderes y no están de acuerdo con promover la igualdad en ese aspecto. 

Otra cosa es, que en algunas religiones hay reglas que oprimen de una u otra forma a la mujer. Entonces, permitir que el movimiento feminista crezca, podría dar como resultado que mucha gente cuestione dichas creencias. 

Además, en muchas culturas, aceptar la igualdad de género haría que las tradiciones impuestas sean cuestionadas, y muchos grupos radicales no estarían dispuestos a permitirlo.

CÓMO APOYAR EL FEMINISMO SIENDO HOMBRE

Si eres hombre y no sabes cómo podrías apoyar el movimiento feminista, aquí te dejamos algunos consejos prácticos:

  • Lo primero que deberías hacer es instruirte. Escucha lo que las mujeres tengan que decir, lee libros al respecto y procura mantener una mente abierta hacia nuevas opiniones o puntos de vista. 
  • Hazte una autoevaluación, e intenta identificar qué comportamientos tienes que podrían ir en contra de la igualdad de género, procurando corregirlos. 
  • Intenta educar a tus familiares y/o amigos sobre los problemas que afectan diariamente a las mujeres, y cómo pueden ayudar a mejorar la situación. 
  • Procura no dejarte influenciar por opiniones ajenas. Trata de sacar tus propias conclusiones, basadas en hechos reales e investigaciones serias. 
  • Si crees que una mujer está siendo agredida o acosada y necesita tu ayuda (aunque sea en el aspecto moral), intenta abordar con ella la situación de forma cuidadosa, haciéndole saber que cuenta contigo en el caso que lo necesite. 
  • Muestra públicamente tu apoyo al movimiento y participa cada vez que puedas de las marchas, protestas, peticiones o campañas pacíficas, que tengan como fin alguna mejora en el tema de igualdad de género.

LIBROS SOBRE EL FEMINISMO

Si te interesa saber más acerca de las luchas por los derechos de la mujer o del movimiento feminista, aquí hay una lista de algunos de los mejores libros sobre el tema, que además fueron escritos por mujeres: 

Agrega un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Entradas recientes