LA CONFIANZA – CÓMO CREER UN POQUITO MÁS EN TI

L

Hoy trataremos la parte más importante de cualquier relación sana: la confianza. Sin embargo, a pesar de todo el valor que tiene, la falta de ella es algo con lo que casi todos luchamos constantemente.

Para entender el motivo por el que solemos desconfiar y lo que debemos hacer para mejorar esa situación, primero hay que definir qué quiere decir realmente tener confianza.

confianza

¿QUÉ ES LA CONFIANZA?

Confiar en alguien es sentimos seguros con y de esa persona, tanto de manera física, como emocional. Dicha confianza no se otorga simplemente por demanda, sino que es ganada mediante palabras y sobre todo acciones, las que nos demuestran (poco a poco) quién realmente la merece.

Es muy importante recordar, que el nivel de confianza al mismo tiempo que aumenta, también puede disminuir (de igual forma, con acciones y/o palabras), y entender que es mucho más fácil perderla, que construirla o recobrarla.

TIPOS DE CONFIANZA

1.   LA CONFIANZA SIMPLE

Es la que brindamos sin pensarlo mucho, pero que a la vez suele ser muy frágil y usualmente la otorgamos a alguien o algo que no nos importa mucho o que probablemente, no vamos a volver a ver. Y una vez que se pierde, casi nunca vuelve a recuperarse.

Un ejemplo sería la confianza que le otorgamos a una nueva marca u almacén en donde adquirimos algún bien material. Si lo que hemos adquirido al poco tiempo se daña o no funciona como esperábamos, probablemente no volvamos a comprar ahí.

2.   LA CONFIANZA AUTÉNTICA

Es aquella que se gana por medio de méritos, y que además es condicional y limitada. Esto quiere decir que, al cambiar algunos factores en la relación, este tipo de confianza podría disminuir, o también aumentar.

Por ejemplo: si estamos trabajando con otra persona en un proyecto y sabemos que es alguien responsable y bien capacitado, probablemente confiemos en que hará un buen trabajo. Pero si vemos que hay alguna demora, cambio en el plan de trabajo, etc., le haremos las consultas necesarias para entender qué está sucediendo.

3.   LA CONFIANZA CIEGA

Es cuando se confía tanto en algo o en alguien, que existe negación en aceptar cualquier tipo de prueba o evidencia que pueda ir en contra de lo que dice o hace esa persona. Este tipo de confianza generalmente la brinda alguien que es fácil de manipular. y se da tanto en relaciones personales, de trabajo, religiosas o políticas.

Definir el tipo de confianza que le tienes a una persona, te ayudará a entender mucho mejor la relación que mantienen y las formas en que puede mejorarse.

¿CÓMO CONFIAR EN TÍ MISMO?

La primera relación de confianza en la que necesitas trabajar es en la propia, pues confiar en ti mismo te brindará seguridad.

Solo una persona que confía en sí misma, en sus habilidades y en sus creencias, es capaz de defenderlas de lo que sea necesario y superar cualquier situación que se le presente. Y si es el caso, las opiniones que otras personas tengan sobre ti, no te harán daño ni te desviarán del camino hacia tus metas.

Pero mucho ojo: la confianza en nosotros mismos tampoco debe ser ciega, ya que existen críticas constructivas que debemos tomar en cuenta para lograr crecer y superarnos.

La confianza en ti mismo se adquiere mediante el autoconocimiento. Si determinas qué cosas son importantes para ti y conoces aquellas en las que eres bueno (y también en las que no tanto), no habrá nada ni nadie que te haga dudar de tus capacidades para alcanzar tus metas.

¿ CÓMO MANTENER LA CONFIANZA?

  1. Alimentar nuestros pensamientos, por medio de las afirmaciones positivas.
  2. Alejarnos de personas tóxicas que busquen dañar nuestra autoestima.
  3. Cumplir cada una de las metas que nos proponemos.
  4. Ser tolerantes con nosotros mismos y mantener una actitud positiva frente a nuestros errores.

¿CÓMO PODEMOS CONSTRUIR UNA RELACIÓN DE CONFIANZA?

Si queremos lograr una relación sana, es necesario crear una confianza auténtica por esa persona. Eso es algo que no se construye en un día y aunque no es frágil como la confianza simple, tampoco es ciega, por lo que debe ser cuidada siempre.

 Al iniciar una relación con alguien (ya sea personal, de trabajo, espiritual, etc.), solamente contamos con nuestro instinto para determinar si esa persona es confiable o no. Y está bien que en un inicio nos guiemos por medio del instinto, pero a medida que pase el tiempo, debemos determinar la confiabilidad de la persona mediante su comportamiento y sus acciones.

Un punto clave en una relación de confianza auténtica es que la misma debe ser mutua, porque de otra forma no funcionará.

Para lograrlo, ambas partes deben cumplir con las siguientes normas:

1.   NO TENGAS MIEDO

Confiar en alguien, también significa tomarse el riesgo de ser lastimado en el caso de que esa confianza se rompa. Si esto sucede, otra cosa que deberás comprender es que la vida sigue, y que habrá muchas otras personas que serán dignas de tu confianza.

Dale la oportunidad a la gente de probar quiénes son, y demuestra tú también todo lo que tienes para ofrecer.

2.   MANTÉN TU PALABRA Y NUNCA MIENTAS

La base de toda confianza es que crean en ti. Y nadie va a hacerlo si tus acciones no concuerdan con tus palabras, o si mientes deliberadamente.

Si no crees que eres capaz de cumplir algo, es mejor que no te comprometas.

Cuando los demás se den cuenta que eres alguien que cumple lo que dice, se sentirán (en su gran mayoría) comprometidos a tratarte con el mismo respeto.  

3.   ADMITE TUS ERRORES

Si cometiste un error y no eres capaz de admitirlo, eso también es mentir, lo que hará que las personas duden de ti y de tus intenciones.

Equivocarse y errar es de humanos, por lo que no debes avergonzarte.

Acepta tu error y busca la forma de enmendarlo; las personas involucradas seguramente lo apreciarán mucho.

4.   APRENDE A COMUNICAR LO QUE QUIERES

La mala comunicación puede llevar a la falta de confianza. Si no se han dejado claros los compromisos de quienes están involucrados en la relación, esto se presta a malentendidos que, a la vez, generan desconfianza.

Por ejemplo, si quedaste con tu pareja en ir a cenar, pero no especificaste bien la fecha, pueda que se quede esperándote sin saber que te referías a otro día.

5.   APRENDE A EXPRESAR TUS SENTIMIENTOS

Así como es muy importante comunicar con palabras tus necesidades o deseos, es necesario que seas capaz de hacerle entender a la otra persona lo que estás sintiendo.

El buen manejo de emociones es otra de las claves para generar confianza.

Si, por ejemplo, no sabes manejar tu ira, seguramente la otra persona no se sentirá segura contigo, lo que equivale a desconfianza.

6.   TOMA EN CUENTA LOS DEMÁS

Una cosa es no dejarte llevar por todo lo que los demás digan o piensen de ti, y otra muy diferente es ignorar los comentarios válidos.

Escucha a las personas con atención, en especial si te intentan comunicar lo que quieren o sienten. Así como ser escuchados nos hace sentir valorados, es necesario que hagamos lo mismo por los demás, si lo que pretendemos es ganarnos su confianza.

7.   BRINDA TU AYUDA

No basta con escuchar los males o problemas de una persona. Si ese alguien realmente nos importa, lo normal es que queramos ayudarlo a superarlos.

Si apoyas a alguien de manera consistente, eso le hará ver que eres alguien en quien puede confiar y además contar (como bien dicen por ahí) “en las buenas y en las malas”.

8.   HAZ SOLAMENTE LO QUE PIENSES QUE ES CORRECTO

No hagas las cosas solo por presión de grupo o por buscar la aprobación de alguien más. De lo contrario, significa que no confías realmente en ti mismo y en lo que mereces.

Si te mantienes firme en tus convicciones, demostrarás a todos que no eres una persona inestable o fácil de manipular. Además, tu actitud les generará confianza en ti, aun cuando no estén de acuerdo contigo.

9.   NO TE APRESURES

No esperes obtener de parte de los demás una gran confianza en poco tiempo. Puede ser que la persona con la que apenas estás entablando una relación, haya sido herida o engañada en un pasado próximo y le cueste un poco más derribar sus murallas.

Pero si te sientes lo suficientemente cómodo para brindar más confianza de la que crees que recibes, hazlo. Recuerda que se trata de un trabajo en equipo y tal vez ese paso adicional de tu parte, pueda brindarle la paz mental necesaria a la otra persona, para lograr más avances.

¿CÓMO RECONSTRUIR LA CONFIANZA PERDIDA?

En el caso de que perdieras la confianza que tenías en alguien, o si bien una persona perdió la confianza en ti, la situación puede ser bastante delicada.

Reconstruir la confianza perdida requiere de mucho tiempo, trabajo y sobre todo, de muchísima paciencia. Pero más importante que cualquiera de esas tres cosas, es que ambas partes deben estar realmente dispuestas a intentar reconstruirla para que funcione.

De ser así, entonces deberán iniciar de cero, olvidando todo lo sucedido en el pasado y prestando especial atención a las 9 normas que mencionamos arriba.

Si en el pasado traicionaron tu confianza, hoy (muy probablemente) te resultará más difícil confiar. Entonces, si estás intentando iniciar una nueva relación, algo que debes tener siempre presente en tu pensamiento es que la persona actual no fue quien te hizo daño, y por lo tanto no merece pagar por ello.

El hecho de que anteriormente hayas sido engañado o traicionado, no te da el derecho de intentar controlar a quienes se crucen en tu camino de ahora en adelante. Eso podría acabar con tus futuras relaciones muy rápidamente.

Si piensas que ya llevas mucho tiempo luchando con la falta de confianza en las personas, o crees que las relaciones que has intentado establecer han fallado una y otra vez debido a lo mismo, quizá debas intentar hablar con un profesional que pueda ayudarte a adquirir nuevamente la capacidad de confiar en los demás.

1 comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Entradas recientes